ESPONJA MENSTRUAL

0053

Nuevo

Las esponjas son usadas desde hace milenios como tampones naturales. Su capacidad de absorción y suavidad las hace perfectas para dicho uso.

Elige si la prefieres blanqueada (como en la imagen) o sin blanquear

Más detalles

En existencia

6,00 €

Más

En dos modelos, blanqueada (como en la imagen) o sin blanquear (natural, de aspecto marrón)

La vagina representa nuestra conexión con la Madre Tierra por su capacidad de dar la vida. Por eso es la parte más limpia del cuerpo  y deberíamos mantenerla así evitando siempre productos químicos que alteran el delicado equilibro del PH vaginal y fluidos internos.

Durante milenios, las culturas en zonas costeras han usado las esponjas marinas para la higiene menstrual. Su natural capacidad de absorción y suavidad las hace perfectas para dicho uso. Además de prácticas y ecológicas, no interfieren con los fluidos naturales y sólo absorben aquello que el cuerpo desecha.

También se usan para administrar tratamientos vaginales contra la candidiasis o similares e incluso como forma de contracepción al impregnarlas en espermicida.


USO Y CUIDADO
tampones de esponja

1. Examina y limpia tu esponja antes de usarla como precaución aunque fue desinfectada con cuidado durante su empaquetado

2. Humedece y escurre bien la esponja antes de insertarla con sus dedos al inicio de la vagina, tal como se muestra en la foto. Debe sentirse cómoda, incluso no notarla, si no es así puede recortarla un poquito hasta obtener su tamaño ideal.
Puedes tener una grande para los días de mas sangrado y uana mas pequeña para los últimos días.

3. Sácala cuando necesites y enjuaga con abundante agua. Normalmente cada 2-4 horas. Puedes usarla toda la noche si tu flujo no es muy abundante en este horario.
4. La esponja no necesita mucha desifección. Puedes hacerlo entre tus ciclos en agua tibia y cualquiera de estos productos naturales. Una cucharadita será suficiente.Vinagre de manzana, bicarbontao, agua oxigenada, aceite de árbol de te o plata coloidal.
El sol le sentará bien.
 
NO HIERVAS las esponjas ya que acortas su vida. 

Te aconsejo ofrecer tu sangre menstrual a los árboles y a la tierra, puedes recogerla en un recipiente con agua escurriendo la esponja en él. Pon tu intención, tu deseo, tu plegaria en la sangre que ofreces. La tierra se alegrará.